La noche más negra de la Hermandad de los Gitanos

Jesús de la Salud. José Montes de Oca (atribución), 1738. (Fotocoloreado del autor)

El 18 de julio de 1936 estallaba la Guerra Civil española. Aquel mismo día grupos de republicanos exaltados movidos por el odio a la Iglesia y a todo lo relacionado con ella, asaltaban los templos de las principales ciudades de España sembrando la destrucción a su paso. Sevilla había corrido mejor fortuna que otras poblaciones nacionales en los sucesos acaecidos tras la proclamación de la II República en abril de 1931, casos de Madrid o especialmente Málaga, donde en apenas veinticuatro horas desapareció la práctica totalidad del patrimonio religioso que se custodiaba en las iglesias, conventos y demás edificios religiosos. No obstante, aunque en menor medida en una triste comparación con otros ejemplos, la ciudad de la Giralda también habría de padecer la sinrazón de la iconoclastia y el anticlericalismo expresado a través del ataque a algunos de sus templos más históricos y señeros ubicados en el denominado “Moscú sevillano”, caso del que nos ocupa, donde eran veneradas dos imágenes de gran valía artística y gran corriente devocional, titulares de la hermandad de los castellanos nuevos o de los Gitanos, como era y es conocida. Efectivamente, la Iglesia de San Román se hallaba situada casi en el centro de esa zona de la ciudad poblada por las clases más modestas de la sociedad sevillana, en su mayoría de ideología republicana y contraria al dominio que la Iglesia había ejercido desde tiempo inmemorial. El incendio intencionado del mismo se llevó consigo las dos imágenes titulares de la cofradía calé, ambas relacionadas con el quehacer del escultor sevillano José Montes de Oca y León (ca. 1683-1754).

Antigua Virgen de las Anguastias, destruida en 1936.

Antigua Virgen de las Anguastias, destruida en 1936.

El Cristo de la Salud retratado sobre la solería de la iglesia de San Román.

El Cristo de la Salud retratado sobre la solería de la iglesia de San Román.

Al anochecer de aquella lúgubre jornada para la historia de nuestra nación, un grupo de republicanos volvía del centro de la ciudad tras haber marchado a él con la intención de proveerse de armas para defenderse del alzamiento militar. Como escribió Francisco Conde, quien recogió el testimonio directo de su abuela Isabel Estudillo, vecina del Corral de Panales en la calle del Socorro -justo en el epicentro de la zona que nos ocupa que se hallaba libre aún de los rebeldes, entre las iglesias de San Marcos y de San Román-, ese numeroso grupo no logró su propósito de armarse tras dirigirse a una sede sindical en la calle Cuna, aunque algunos sí consiguieron hacerse con un fusil o una pistola en el cuartel de la Alameda. Al volver hacia la collación de San Román vieron que la Iglesia de Omnium Sanctorum estaba ardiendo, por lo que, tomando el ejemplo, prendieron fuego a San Marcos y a la propia San Román. En la madrugada del domingo 19 de julio, la iglesia ardía por los cuatro costados quedando reducida a cenizas, perdiéndose para siempre el Nazareno de la Salud y la Virgen de las Angustias, las devociones del barrio y de la cofradía de los Gitanos. Se dice que los autores del incendio fueron personas procedentes del extrarradio de la ciudad, de zonas como Amate (los “Estados Unidos de Amate”) que se encontraba en el llamado cinturón rojo. Parece claro que las gentes de la collación no fueron las que perpretaron tal sacrilegio, personas que se conocían entre sí y que, a pesar de idelogías políticas, respetaban a la hermandad y a su templo más allá del simbolismo o el significado que pudieran tener. La cofradía gitana era de carácter humilde, integrada por gitanos trianeros y del propio barrio que guardaron un silencio sepulcral tras el suceso, no se sabe si por no querer remover algo tan doloroso, si por superstición o, simplemente, por desear pasar página y mirar hacia delante. De hecho, muchos de sus cofrades no volvieron a entrar en el templo hasta que éste fue reconstruido en 1947, ya con las imágenes actuales como nuevos titulares. Nadie quería ver aquellos muros calcinados y aquella bóveda desnuda abierta al cielo, como si se tratase de un lugar proscrito.

Interior de la iglesia de San Román tras ser incendiada el 19 de julio de 1936. (Foto: ABC)

Interior de la iglesia de San Román tras ser incendiada el 19 de julio de 1936. (Foto: ABC)

Desde aquellos días comenzaron a circular historias y leyendas que se han podido escuchar en la propia hermandad calé, acerca de la posible salvación de las antiguas imágenes argumentadas en la inexistencia de restos carbonizados de las mismas. Cierto es que la mayoría de escombros del templo fueron aprovechados para levantar barricadas en las calles del entorno, por lo que esa teoría carece de probabilidad. Sin embargo, hay algo que sí cuesta comprender y es que en los días previos al asalto de San Román, la vigilancia que gitanos y carlistas habían estado montando para evitar un posible incidente, había dejado de organizarse desconociéndose el por qué. El destino quizás… Sea como fuere, la Hermandad no puso a salvo sus valiosas imágenes confiada en que nadie del barrio fuese capaz de hacerles daño, así como su tesoro, incluyendo los pasos y los enseres procesionales que, extrañamente, se encontraban en la iglesia en pleno mes de julio. Lamentablemente para la devoción y el arte sevillanos, se perdieron dos imágenes de enorme valor artístico que en el próximo artículo analizaremos someramente sirviéndonos de dos nuevas fotografías antiguas a las que hemos dado color.

El Señor de la Salud recogiéndose en la Parroquia de San Román.

El Señor de la Salud recogiéndose en la Parroquia de San Román.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: